Casos prácticos

CUANDO UN PRODUCTO SOLICITADO NO EXISTET

Creando soluciones Win-Win para nuestros clientes, Nuestra empresa y la Industria

Antecedentes

Requested Product

En octubre de 2016, un cliente clave envió una nueva solicitud para un proyecto aeroespacial impresionante. Se requería un circuito de 50"(1270 mm) de largo, lo cual no sería un problema para nosotros, ya que ya teníamos experiencia en la fabricación de decenas de miles de placas que eran más largas. Incluso habíamos fabricado circuitos de 1.8m de longitud, tanto en simple cara como en bicapa con taladro metalizado.

Pero cuando llegaron los detalles de los datos del proyecto, vimos que la solicitud era para un producto MULTICAPA de gran tamaño, con algunas tolerancias que superaban los límites incluso de circuitos de dimensiones estándar, y se requería cumplir con la norma IPC clase 3.

El reto

Cuando exploramos más el tema con nuestro cliente, descubrimos que otros proveedores de circuitos impresos se habían negado a asumir el proyecto, ya que la solución para este tipo de circuitos aún no se había dado en la industria.

El desafío no sólo fue crear una solución única; El desafío fue encontrar un proceso fiable y repetitivo para cumplir con los requisitos de nuestro cliente y a otros como ellos, no solo ahora sino también con vistas al futuro.

Nuestro equipo en el Reino Unido exploró todos y cada uno de los requisitos del proyecto con el cliente. Se dieron cuenta de que la laminación y el registro serían los procesos a tener más en cuenta. Estos aspectos fueron más complicados por el hecho de que se trataba de un proyecto con implicaciones comerciales: nuestra solución tenía que cumplir con niveles de precios viables para cumplir plenamente con los requisitos de nuestro cliente.

El equipo técnico en el Reino Unido colaboró ​​con nuestros técnicos e ingeniería de FINELINE en Dongguan, China.

Un ejemplo de ingenio y persistencia

Antes de proporcionarle a nuestro cliente una cotización, vimos que era importante realizar unas muestras. Los primeros circuitos experimentaron una tasa de fallo del 70%, rendimiento inaceptable para una producción rentable a largo plazo.

Como proyecto con ramificaciones que cambian la industria, estábamos preparados para encontrar una solución nueva y mejor.

Después de un análisis en profundidad de los fallos, tomamos medidas correctivas e implementamos un plan de control detallado. Las siguientes muestras dieron mejoras significativas y la tasa de error se redujo al 28%.
Desarrollos adicionales y otra revisión de muestras dieron resultados con los que podríamos estar contentos. Se lograron niveles de calidad del 90% +.

Consideramos el proyecto como una inversión a largo plazo, un beneficio, para nosotros y nuestros clientes, y duradero en el tiempo. El valor fue significativo para todas las partes involucradas. Por esta razón, durante el mes de este intenso trabajo, uno de los ingenieros de procesos altamente experimentados de Fineline residió en la fábrica, y todos los demás miembros del equipo recorrieron muchas millas adicionales. Al final, estábamos listos para ofertar.

Resultados

Nuestra oferta cumplió con los objetivos comerciales. Se fabricó un lote adicional y se confirmó que el proceso era repetible y fiable. La compañía de subcontratación para el montaje de componentes tuvo sus propios desafíos para un circuito de estas dimensiones. Pero el montaje fue perfecto y el producto construido fue puesto a prueba, con resultados positivos y la aprobación se dio para los circuitos impresos.